Un TÉ, por favor

Home / Gastronomía / Un TÉ, por favor

Rojo, verde, negro, amarillo, blanco, azul. Muchos son los “hijos” de la “Camellia sinensis” que hacen las delicias de los amantes de las infusiones.

Cuenta la leyenda que un emperador chino descansaba bajo un árbol mientras aguardaba a que hirviera un cuenco con agua. Una de sus hojas cayó en el recipiente dando lugar a una infusión de excelente sabor cuya fama se propagó como la pólvora. Sea verdadera o no la explicación sobre su descubrimiento, lo cierto es que desde entonces el té no ha parado de expandirse, desde Oriente hasta Occidente, conquistando los paladares a golpe de sabor. Helado, frío o caliente, es consumido por aproximadamente por la mitad de la población mundial y ocupa el segundo lugar en importancia comercial tras el café.

La temanía, además de una moda, es un hábito muy saludable. Aparte de flúor, el té posee calcio, potasio y magnesio, vitaminas del grupo B y provitamina A. Muchos estudios científicos han demostrado sus cualidades. Uno de ellos, publicado en el Journal of Periodontology, señala que el verde ayuda a promover la salud oral, con la prevención de caries y de la enfermedad periodontal. Otro, en el Journal of the American College of Nutrition, añade su reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, su control del peso corporal, su actividad antibacteriana y antivirásica, sus propiedades antidiarreicas y su protección frente a las radiaciones ultravioleta. Todo ello, sumado a su bajo contenido calórico, le convierten en la mejor alternativa a las bebidas gasificadas y azucaradas.

La clasificación de los tés depende de su elaboración. El blanco no ha sufrido ninguna oxidación, puesto que, apenas son cosechadas las hojas, se detiene el proceso de oxidación sometiéndolas al calor. Esta variedad está compuesta por los brotes más tiernos y las hojas más jóvenes de cada arbusto. El verde no está fermentado. El azul u oolong es de oxidación muy suave, de un par de días, parecida al amarillo. El negro está muy procesado y el rojo o pu erh es añejo, ya que su fermentación puede durar de 2 a 60 años en barrica.

POR LA MAÑANA, TRAS LA COMIDA O A MEDIA TARDE. SIEMPRE ES UN BUEN MOMENTO PARA SABOREAR UNA TAZA DE TÉ

Los niveles de teína van desde el nivel bajo que tiene el blanco hasta el muy elevado del negro. La existencia de tés desteinados no es del todo verdad. El rooibos no puede considerarse un té en el sentido estricto de la palabra, puesto que no procede de la planta Camellia Sinensis sino de la Aspalathus linearis, pero es un excelente sustituto. Sus infusiones son de sabor muy agradable, ligeramente dulzón.

“Tea time” Los expertos señalan que disfrutar realmente de un té requiere tiempo. De hecho, las distintas ceremonias alrededor de esta bebida contemplan rituales pausados sobre las maneras de oler, probar y degustar cada taza. Según el lugar donde sea bebido, es preparado de diferentes formas. Por lo general, se recomienda calentar agua al método tradicional, sin usar microondas. A continuación, echar las hojas de té en el filtro de la tetera y verter el agua caliente sobre ellas. Aunque no hay un consenso universal sobre la temperatura del agua, existen unas pautas generales: para el té verde, 60-80º (tiempo de infusión, de 2 a 4 minutos), blanco, 75º (durante 8-10 minutos) y para el negro, 90-100º (3-5 minutos). El recipiente ideal en el que se debe servir es una taza de porcelana o cerámica, dos materiales que guardan el calor. Si se quiere un té frío, basta con dejar enfriar la infusión hasta poder meterla en la nevera. Al té se le pueden añadir otros ingredientes que potencien su sabor -haciéndolo más intenso- o lo modifiquen. Así, se le puede incorporar leche, azúcar, sacarina o miel, cáscaras o rodajas de limón, canela, hierbabuena…

En los últimos años, el té se ha incorporado a la cocina de lleno. Son muchas las recetas que lo usan. Con él pueden elaborar soufflés, batidos, cócteles, tiramisús, tartas, helados, cremas y hasta, los tan de moda, cupcakes. Es un condimento perfecto para dar un sabor original a los platos. Hay blogs que te ayudarán a iniciarte en este delicioso mundo como cocinaconteverde.blogspot.com.es

DESPUÉS DE TOMARSE EL TÉ, SE PUEDEN REUTILIZAR LAS BOLSITAS O LAS HOJAS DE LA INFUSIÓN COMO ABONO ORGÁNICO PARA MACETAS

 

Las latas de la marca Teacolors contienen tés de elaboración propia de sabores espectaculares. www.teacolors.es

Los tés Dilmah ofrecen a los amantes de esta bebida una colección marcada por su pasión por ofrecer la máxima calidad. www.dilmahtea.com

2

Original First Tea es mucho más que sumergir una bolsita de té en agua caliente. www.firsttea.es

4

Los tés de la firma Clipper son naturales, de comercio justo y deliciosos. www.clipper-teas.com

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Suscríbase a nuestro Newsletter

Gracias a nuestro newsletter estarás al día de nuestras ofertas y promociones.

Nombre
Email
No enviamos spam
KENZOKIAmi Iyök ecosmetics