Meritxell Martí: “La tendencia es acercarnos a lo natural”

Home / Entrevistas / Meritxell Martí: “La tendencia es acercarnos a lo natural”

Meritxell Martí es farmacéutica y bloguera en la revista Hola. Está especializada en temas de belleza y salud. Acaba de sacar un libro, Vivir sano, sentirse bien, donde comparte muchos consejos y aclara no pocas dudas

Meritxell Martí

P. ¿La salud es un tema en alza? R. No considero que sea un tema en alza. A todos nos preocupa la salud y siempre ha preocupado preservar la salud y evitar las enfermedades.

P. ¿Estamos cada vez más concienciados de la importancia de cuidarse? R. Habría que matizarlo. No es que estemos más concienciados, cada vez vivimos más y lo que deseamos es vivir jóvenes muchos años.

P. ¿Prestamos cada vez más atención a las etiquetas para ver si un producto es biológico, ecológico, orgánico, etc.? R. Sí, la tendencia es acercarnos a lo natural y evitar productos superfluos o prescindibles. Si además son artificiales, preferimos rechazarlos.

P. ¿El auge de las plantas medicinales y los suplementos naturales demuestra que la naturaleza es la mejor fuente de salud? R. Las plantas medicinales son muy beneficiosas y, aunque no pueden sustituir a una medicación, son muy útiles como suplemento o como alternativa en dolencias menores.

P. ¿Cuáles son los remedios naturales más usados? R. Todas las plantas o hierbas para ayudar a dormir, como pueden ser la valeriana, la melisa, la pasiflora, la amapola californiana o la flor de tilo, entre otras. Las personas que sienten dolor articular toman cúrcuma, harpagofito o aceite de pescado, como el omega 3. Para mejorar la circulación sanguínea están el castaño de indias y para la memoria, el gingko biloba. Para adelgazar, laxantes y diuréticos. La lista de productos que se usan es muy larga.

P. Hablemos de su libro, Vivir sano, sentirse bien. ¿Por qué decidió dividirlo en cuatro partes? R. Son cuatro pilares que podríamos denominar básicos y que son los que más nos preocupan y los que más consultas generan tanto en la oficina de farmacia como en mi blog.

P. Empecemos por la primera: Claves para evitar el cansancio y dormir bien. ¿Qué errores solemos cometer que nos provocan un estado de agotamiento constante? R. Si no dormimos bien, nuestro organismo no va a repararse y, en consecuencia, estaremos cansados. Hay muchos motivos por los que podemos no dormir bien. El estrés y la ansiedad son los más frecuentes.

P. ¿Cómo se puede luchar contra el insomnio de forma natural? R. Para dormir bien es importante desconectar y ser muy rutinario, procurando acostarnos y levantarnos a la misma hora, siempre que sea posible. También seguir pautas como no comer o beber mucho antes de acostarnos. Por supuesto, no tomar excitantes como el café, al menos nunca por la tarde. También podemos ayudarnos de plantas como las que he mencionado anteriormente, que ayudan a inducir el sueño. La valeriana es una de las mejores o, quizás, de las más conocidas.

P. ¿Qué consecuencias tiene no descansar adecuadamente? R. Tan importante es dormir como comer. Si no descansamos, nuestro organismo no se repara. Durante las horas de sueño se producen la mayoría de los procesos metabólicos, como la producción y reparación de las fibras de colágeno, la producción de más contenido de hormona del crecimiento y otros procesos metabólicos importantes y fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

P. La parte más larga del libro la dedica al sistema digestivo y a la pérdida de peso. Adelgazar es siempre una de las primeras preocupaciones de las mujeres. ¿Percibe mucha confusión entre el público femenino acerca de las diferentes dietas (Dukan, Atkins, disociativa, hiperproteica, rica en carbohidratos, etc.)? R. Los cánones de belleza actuales nos han impuesto la delgadez y por eso muchas mujeres desean adelgazar. Sin embargo, no debería ser solo un problema estético. Si padecemos sobrepeso u obesidad tenemos más riesgo de sufrir otras enfermedades, entre ellas, la diabetes, la hipertensión y otras mucho más graves. Cuando nos proponemos adelgazar, sobre todo por cuestiones estéticas, queremos perder muchos kilos, de forma rápida y casi sin esfuerzo. El problema es que se plantean un sinfín de dudas al respecto porque circulan muchas informaciones, o más bien desinformaciones, que anuncian milagros, lo que puede inducir a engaños.

P. ¿Qué pautas son de cumplimiento obligado cuando se quiere perder peso? R. Lo primero es ser realista y reconocer por qué hemos engordado, sin autoengañarnos. Es cierto que algunas enfermedades como el ipotiroidismo provocan la subida de peso, sin embargo, una vez que están diagnosticadas y se toma medicación, dejan de ser el motivo. También es importante no ponerse metas inasumibles, me refiero a querer perder muchos kilos en muy poco tiempo, porque veremos que es imposible y tiraremos la toalla rápidamente. Yo suelo aconsejar ponerse metas de 3 kilos en 3 kilos, para cuando se alcanzan, volver a empezar. Es conveniente escribir en una nota todo lo que hemos comido para comprobar si realmente hemos seguido la dieta. También hay que conocer nuestro organismo, para saber si, por ejemplo, tenemos retención de líquidos o si el problema es que picamos más de la cuenta. Eso nos ayudará a seguir la dieta más adecuada. Y es importantísimo estar activo. Lo ideal es hacer ejercicio, aunque, si no se puede, al menos procurar evitar el sedentarismo. Lo que está claro es que, si comemos menos y gastamos más, adelgazaremos. No debemos creer en las dietas que te dejan comer todo lo que quieras. Al final, se debe reducir algo el tipo de alimento o las cantidades.

P. ¿Cuál es el mejor método para no volver a recuperar los kilos perdidos? R. Una vez hayamos conseguido el peso que deseamos, hay que comer equilibradamente sin pasarse, y no abandonar los buenos hábitos que hemos conseguido mientras estábamos haciendo dieta. Suele funcionar muy bien aprender a compensar. Si nos hemos pasado un poco en la comida, por poner un ejemplo, cenar algo menos para que la suma sea siempre correcta.

P. Pasemos al capítulo sobre los cambios que provoca el paso del tiempo. ¿Uno puede sentirse vital a cualquier edad? ¿Cuál es el secreto? R. Por supuesto que nos podemos sentir vitales, si se tiene salud. La clave es estar activo y cuidarse mediante la prevención. Es evidente que hay procesos naturales de la edad que dificultan muchas veces el movimiento, pero las personas que hacen ejercicio o son activas durante toda su vida, de mayores están mucho mejor que las personas sedentarias. La mente tiene también un rol muy importante para sentirse vital.

P. ¿Qué tipo de prevención se puede llevar a cabo para llegar a la vejez en la mejor forma posible? R. No hay que dejar de cuidarse. Hay que comer poco, es decir, llevar una dieta ligera, equilibrada y rica en alimentos frescos, y dormir lo necesario –entre 7 y 8 horas–.

P. Vayamos con la parte final, que está dedicada a la piel. ¿En qué consistiría una buena rutina diaria de cuidados? R. La higiene es la base para tener una piel bonita. Limpiarla correctamente estimulará también su exfoliación y el proceso de renovación celular y, con ello, la producción de colágeno. Mejorará asimismo la oxigenación y el riego, y mejorará la llegada de nutrientes. Nunca deberíamos acostarnos sin limpiar la piel. Una vez limpia correctamente es necesario hidratarla o nutrirla, dependiendo del tipo de piel, usando uno u otro producto. Es fundamental ser constantes en lo que se refiere a estos dos pasos. Luego hay más, como explico en el libro, que también pueden ser importantes para hacer que mejore nuestra piel.

P. ¿Qué productos naturales recomendaría para las cuatro afecciones cutáneas más comunes (acné, rosácea, piel seca y atópica, y piel sensible y alérgica)? R. Para el acné, el aceite del árbol de té, que es antiséptico y ayuda a desinfectar. Para tomar, las perlas de aceite de borraja, que ayudan a eliminar las toxinas. En el caso de la rosácea, aloe vera cuando la piel esté muy irritada e inflamada porque ayudará a que se calme, aunque depende del tipo de rosácea que se padezca. Conviene tener en cuenta que el aloe vera en forma de gel que se suele encontrar en el mercado contiene alcohol, lo que a la larga calma la piel, pero también la seca. La caléndula y el agua de avena micronizada también van muy bien. Como suplemento, el silicio orgánico porque ayuda a fortalecer la piel. Para la piel seca y atópica, la manteca de karité, los aceites de monoï de Tahití o de argán. Como suplemento, el ácido graso EPA y/o las fitoceramidas. Para piel sensible y alérgica, la caléndula, la manzanilla y la avena coloidal. Como suplemento, las cápsulas de onagra.

PORTADA

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Suscríbase a nuestro Newsletter

Gracias a nuestro newsletter estarás al día de nuestras ofertas y promociones.

Nombre
Email
No enviamos spam
IMG_20170120_160208590lectura sana