BEATRIZ ALVAREZ ENTREVISTA A MARÍA FERNANDEZ, AUTORA DEL LIBRO “NO MADRES”

Home / Belleza / BEATRIZ ALVAREZ ENTREVISTA A MARÍA FERNANDEZ, AUTORA DEL LIBRO “NO MADRES”

E21B8096-1

 

La sociedad nos hizo creer que toda mujer tiene que ser madre para sentirse plena… ¿realidad o ficción? Esta periodista de larga trayectoria reúne en su primer libro a famosas como Maribel Verdú o Rosa Montero junto a su propia experiencia para tratar un tema polémico sobre el que cada vez se alzan más voces: las NO madres. Esas mujeres que, por dificultad o por elección, no tienen hijos. Hablamos con ella para intentar aportar un rayo de luz a todas aquellas que se encuentran en la misma situación.

¿Cree que el tema de las NO madres ha sido un tema tabú en los últimos años? Sí. Creo que hace algunos años empezamos a asistir a un ‘boom’ de la maternidad; por todas partes encontrábamos blogs, libros y perfiles en redes sociales centrados en lo que supone tener hijos, y sin embargo, casi nadie hablaba de lo que implica no tenerlos. La voz de las ‘no madres’ no se escuchaba en ninguna parte.

En NO madres han colaborado Maribel Verdú, Alaska o Mamen Mendizábal entre otros rostros conocidos, ¿por qué motivo es tan difícil encontrar casos que alcen la voz? Porque cuando dices que no tienes hijos casi siempre te juzgan: o eres una egoísta o eres una desgraciada. Y si las mujeres anónimas nos sentimos presionadas con este tema, lo de las famosas alcanza cotas insoportables. A Maribel Verdú, por ejemplo, llevan 20 años preguntándole en las entrevistas “¿para cuándo los hijos?”; la cuestión empieza a ser verdaderamente ridícula… Creo que las diez famosas a las que entrevisté para el libro accedieron a participar en él porque el enfoque era distinto: yo no las juzgaba, sino que buscaba su ayuda. Quería que me contasen cómo es de verdad la vida sin hijos, para que su testimonio nos sirviera a mí y a otras mujeres que no quieren o no pueden ser madres. Les estoy muy agradecida por haber formado parte de este proyecto; han sido muy generosas.

Poner etiquetas ¿es un atenuante para que muchas no expresen lo que sienten en realidad? Nunca es buena idea recurrir a las etiquetas… A la hora de elegir a las protagonistas de mi libro, para mí era muy importante que fueran diferentes entre sí: a unas no les gustan los niños, a otras sí; unas tienen pareja, otras no; las hay más jóvenes y más mayores… Pienso que lo que define a una mujer no es el hecho de tener o no tener hijos. Cada madre es un mundo; cada ‘no madre’, también.

¿Por qué cree que ahora han surgido tanto movimientos para concienciar a las mujeres de que no hay que ser ‘perfectas’ – entendiéndose como madre y esposa entregada que tradicionalmente nos han educado-? Me parece estupendo ser esposa y madre ‘entregada’ si eso es lo que deseas. Hay que dar visibilidad a otros modelos de mujer pero sin denostar a las que eligen caminos más tradicionales. Actualmente asistimos a un repunte del feminismo, un término que yo entiendo como la búsqueda de la igualdad, no la confrontación con los hombres. Me parece muy positivo que las nuevas generaciones sientan interés por esta corriente. Al final, lo que están pidiendo no es algo diferente de lo que pedía Virginia Woolf cuando escribió “Una habitación propia” en 1928: independencia para poder elegir el tipo de vida que cada cual desea.

También en ocasiones leemos historias de mujeres que han sido madres y se han arrepentido, ¿cree que se debe también a esa utopía? Cuando se publicó el libro “Madres arrepentidas”, de la socióloga Orna Donath, se generó una gran polémica. Yo lo leí y no me pareció nada escandaloso: en él se recogen los testimonios de mujeres que quieren mucho a sus hijos (lo contrario sería inhumano) pero se han dado cuenta de que la maternidad no va con ellas, de que optaron por ese camino porque era lo que tocaba. Si a esas mujeres no les hubieran dicho de jóvenes que la maternidad era la única vía para sentirse plenas, tal vez se habrían ahorrado mucho sufrimiento. No todas las mujeres están hechas para ser madres, igual que no todas las mujeres están hechas para ocupar un puesto directivo en una gran empresa.

¿Los estándares sobre lo que una mujer ‘tiene’ o ‘debe’, están cambiando? No lo sé. Lo único que sé es que no deberían existir unos estándares comunes para todas. Su historia personal, que narra en el libro, es algo escalofriante.

¿Hasta qué punto puede una persona someterse a tratamientos que pueden mermar su salud y su propia vida? Me gustaría puntualizar que yo nunca puse en riesgo mi vida. Sí me sometí a una serie de tratamientos de fertilidad que me causaron mucho dolor emocional, pero no hay que dramatizar. El problema es que desde los medios de comunicación solemos lanzar el mensaje de que la ciencia es todopoderosa, de que cualquier mujer puede quedarse embarazada a casi cualquier edad si recurre a las fecundaciones in vitro, y eso no es así. La tasa de éxito de esos tratamientos con óvulos propios es del 37%, un porcentaje bastante bajo.

¿Cree que la obsesión de algunas mujeres por el embarazo o por alcanzar un ideal puede impedirles disfrutar de otras cosas? Sí, claro. Hay que disfrutar de lo que tienes en cada momento. Es un ejercicio muy difícil, que yo no siempre consigo llevar a la práctica. 9. En su experiencia narra que nunca tuvo instinto maternal, ¿cómo puede explicárselo a alguien que piense que la finalidad de nuestra existencia está en tener descendencia? Simplemente nunca he sentido deseos de acunar un bebé; ni mío ni de otras personas. No creo que el instinto maternal sea algo inherente a las mujeres. Unas lo tienen y otras no. Y no entiendo que se pretenda convencer a las que no lo tienen de que están equivocadas, de que les llegará tarde o temprano. Muchas veinteañeras que han leído el libro me escriben para contarme que no tienen instinto maternal y que cuando expresan ese sentimiento en voz alta alguien les suelta: “Es que eres muy joven, ya cambiarás de opinión”. Igual cambia de opinión, pero igual no.

¿Qué respuesta da a todos aquellos que le preguntan por qué no tiene hijos? Que no es asunto suyo.

¿Y qué le diría a esas mujeres que lean la entrevista y piensen: ‘pobrecita que no puede quedarse embarazada’? Nada. Si la única conclusión que sacan después de leer la entrevista es esa, no merecen mi atención.

Habrá personas que lean el libro y piensen: ‘seguro que dice que no quiere tener hijos para defenderse por no poder tenerlos’, ¿qué les diría? Es que ese no es exactamente el enfoque. Lo que cuento es que no me iba la vida en tener hijos, pero aun así lo intenté. No lo conseguí y sufrí mucho por ello. Lo que yo defiendo es que con la ‘no maternidad’ pierdes muchas cosas, pero también ganas muchas otras, pero sólo nos han contado las primeras.

En su investigación y propia experiencia, ¿la sociedad es tan detractora de estas ideas como parece o ha encontrado tolerancia en su elección? Salvo algunas excepciones, todas las críticas que he recibido del libro han sido muy positivas. Me ha alegrado comprobar que no sólo me han entendido las ‘no madres’, sino también las madres.

Tener hijos es cosa de dos, ¿qué papel juega el hombre en la formación de una familia? Considero que, si se tiene un hijo dentro de la pareja, debe ser una decisión acordada entre los dos. No se puede ser madre o padre sólo porque tu pareja lo quiera.

¿Qué consejo le daría a una chica joven que siente presiones por la edad o por las personas de su alrededor pero no quiere quedarse embarazada? Que se escuche sólo a sí misma. Y que, si el tema le agobia, congele sus óvulos para posponer la decisión.

Enfermedades como la endometriosis – motivo principal por el que no podía tener hijos- necesitan ser explicadas y tratadas? Sí. Hay 14 millones de afectadas de endometriosis en la Unión Europea; 176 millones en todo el mundo. Y, sin embargo, apenas se habla ni se investiga acerca de esta enfermedad. Me parece muy importante que famosas como Lena Dunham se atrevan a contar que padecen endometriosis, porque es una manera de visibilizar esta dolencia.

Por su profesión, se dedica a tratar temas de belleza, moda, estilo de vida, ejercicio… ¿cómo se viven estos temas dentro de estos sectores? Durante muchos años he ocupado el cargo de directora de Belleza (primero en Yo Dona, después en Elle) y, afortunadamente, el enfoque de la belleza cada vez está más vinculado al de la salud. Ya no se trata tanto de estar guapa sino de sentirse bien en la propia piel.

¿Se considera, después de todo, una persona feliz y plena? Soy razonablemente feliz: tengo un matrimonio que funciona, un trabajo que me llena, una familia a la que quiero muchísimo… Y he publicado un libro, que era mi gran sueño de la infancia. Junto a todo eso, también tengo momentos de bajón y problemas, como todo el mundo.

¿Cómo ve su futuro personal, en pareja y sin hijos? Como canta Fangoria, “piensa que el futuro sigue en blanco, que nada está escrito, que todo es posible…”

 

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Suscríbase a nuestro Newsletter

Gracias a nuestro newsletter estarás al día de nuestras ofertas y promociones.

Nombre
Email
No enviamos spam
NORAH MAG SPAIN 240X330 LA SOURCE 2013.inddkooch-pack-linea-amem