La doctora Aurora Garre responsable científica de laboratorios Cinfa nos resuelve todas las dudas sobre como exponerse al sol de manera responsable

Home / Solares / La doctora Aurora Garre responsable científica de laboratorios Cinfa nos resuelve todas las dudas sobre como exponerse al sol de manera responsable

Aurora Garre es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, tiene un máster en Industria Farmacéutica por este mismo centro y otro en Salud Pública por la Cruz Roja. También es Especialista Universitario en Pediatría Hospitalaria y experta en Dermocosmética. Ejerció durante ocho años como Médico de Atención primaria en el Servicio Madrileño de Salud, y, durante tres, como directora médica de la Residencia Bellasvistas de Madrid para ancianos terminales. Tras trabajar durante nueve años en diferentes laboratorios farmacéuticos, en 2008 se incorporó a Cinfa como asesora médica, cargo que compatibiliza en la actualidad con el de responsable científica de Be+, la línea de dermofarmacia de Cinfa.

 

  1. La marca Be+, de laboratorios Cinfa, destaca entre todas las que hay en el mercado por apostar por la energía celular, pero ¿qué es exactamente la energía celular? ¿Qué beneficios aporta a nuestra piel?
    Las células que integran nuestra piel tienen una función específica como, por ejemplo, la producción de elastina o colágeno para mantener la firmeza de la piel o bien mantener el agua en el interior de la célula para evitar la deshidratación.Para realizar este trabajo, las células de la piel requieren de niveles óptimos de energía. La mitocondria es el lugar, dentro de la célula, donde se produce la combustión de los nutrientes que ingerimos para obtener la energía necesaria para realizar su función. Como consecuencia de esta combustión se producen sustancias de desecho. Son los llamados radicales libres. En condiciones normales, los radicales libres son neutralizados por los antioxidantes presentes en la piel.En determinadas circunstancias (como en situaciones de estrés, con el paso del tiempo o por agentes contaminantes como la polución) estos radicales libres no pueden ser neutralizados y actúan generando un daño dentro de la propia célula e incluso en su material genético. La acción nociva y persistente de los radicales libres, condiciona que las células pierdan su funcionamiento y se produzca el deterioro visible al que denominamos envejecimiento cutáneo.

    La experiencia farmacéutica de más de 40 años de Laboratorios Cinfa nos permitió, en el año 2011, desarrollar un ingrediente cosmético Be CELL ENERGY BOOSTERä, que cuenta con una patente mundial [1], que aumenta un 40% la energía en las células de la piel. Solo así, la piel está sana y preparada para aprovechar al máximo los beneficios de los tratamientos antiedad Be+, ya que sobre una célula sin energía, los activos cosméticos no consiguen los mismos resultados. Esta eficacia la hemos demostrado a través de estudios bajo control dermatológico.

    Dentro de este concepto de energía celular incluimos productos para el cuidado preventivo de la piel deshidratada tanto de la cara como del cuerpo y para las pieles sometidos al stress diario, polución (Cuidado Antioxidante-Detoxificante). Los cuidados antiedad incluyen gamas de productos según la edad de la piel de la mujer, que aportan luminosidad, cuidado antiarrugas o redensificante. También tenemos otra serie de tratamiento según las necesidades específicas de cada piel como son el cuidado de la piel grasa adulta, cuidado despigmentante, cuidado masculino, o limpieza y ampollas faciales.

  2. ¿Qué ventajas tiene ese tipo de energía en productos de protección solar?
    Nuestra gama de fotoprotección va mas allá de una simple protección sobre las quemaduras solares, el fotoenvejecimiento o el cáncer de piel ya que realizamos una protección integral sobre otras radiaciones solares que no cubren otros fotoprotectores.Todo el mundo piensa que la radiación ultravioleta es la única que produce daños en nuestra piel. Esto es un gran error ya que también la luz infrarroja A (IR-A) procedente del sol, esa sensación térmica que nos produce el sol, penetra hasta las capas más profundas de la piel y junto a la radiación UV produce el fotoenvejecimiento, la alteración del sistema inmunológico de la piel o el temido cáncer de piel. Hay que tener en cuenta que la cantidad de radiación IR-A es mucho mayor que la radiación UV y ambas son muy nocivas para nuestra piel.Fuimos pioneros ofreciendo a la población española fotoprotectores que protegen también sobre la radiación infrarroja A y realizamos otra patente mundial. Nuestra innovación con BE CELL PROTECTION COMPLEXä, activo de origen biotecnológico y carácter probiótico,   actúa frente a los efectos nocivos producidos por las radiaciones Infrarroja-A, UVB y UVA.

    La inclusión de este ingrediente en nuestra gama de fotoproteccion permite disminuir los radicales libres y las metaloproteinasas producidas por la radiación IR-A, ambas involucrados en el proceso del fotoenvejecimiento y, por otro lado, ayuda a la célula a recuperar las lesiones en el ADN provocadas por el sol que son la causa del cáncer de piel provocado por la radiación UV.“Sobre una célula sin energía, los activos cosméticos no consiguen los mismos resultados”

  3. ¿Qué diferencia a los solares Be+ de otros solares?
    Además de la innovación en nuestras formulas, que permite una protección adicional sobre la radiación infrarroja- A,   tenemos una gama de protección solar enfocada a las necesidades de cada consumidor.Tenemos diferentes texturas con la finalidad de adaptarse a cada tipo de piel (del rostro o del cuerpo) y con un acabado según preferencias (con mas brillo, tacto seco, no graso,…) y necesidades (piel mojada…). Nuestros formatos son cómodos para el consumidor y así se les facilita su uso; o, bien de carácter familiar para poder ser usado tanto por niños como por sus padres. También hemos cuidado las condiciones de uso y por eso ofrecemos productos resistentes al agua, sudor y fricción.Para ofrecer unos productos seguros para el consumidor, todos ellos han sido formulados sin parabenos y perfumes sin alérgenos. Además, son productos hipoalergénicos y Alergy tested (avalado por dermatólogos, pediatras u oftalmólogos)

    “Fuimos pioneros ofreciendo a la población española fotoprotectores que protegen también sobre la radiación infrarroja A”

  4. ¿Sirven para todo tipo de pieles?
    Si, como he comentado anteriormente tenemos texturas adaptadas para cada tipo de piel: cremas para pieles secas, emulsiones para pieles normal/mixta, ultrafluidos para todo tipo de piel, geles para pieles grasas y maquillaje compacto para tonos de piel claros u oscuros.
  5. Por regla general, sólo nos protegemos del sol en verano. ¿Hay que proteger la piel de los rayos UVA en cualquier estación del año?
    Un sí rotundo. La fotoprotección debe realizarse durante todo el año.En España hay sol los 365 días del año. Pero hay que tener en cuenta que la variabilidad diurna y anual de la radiación solar UV depende de factores geográficos y de las condiciones atmosféricas. Por eso, se emplea el índice ultravioleta (UVI). Se trata de una unidad de medida de los niveles de radiación UV relativos a sus efectos sobre la piel humana.En España tenemos índices ultravioletas altos o muy altos dependiendo de la estación del año. Valores máximos de UVI entre 9 y 11 son comunes en la Península al mediodía en los días despejados de verano y UVI incluso mayores se observan en Canarias. Valores instantáneos muy altos se observan en algunas estaciones en presencia de nubes. En zonas montañosas el UVI puede presentar valores muy elevados.
  6. ¿Cómo podemos saber qué factor de protección es el más adecuado según nuestro tipo de piel?
    Para ello, debemos conocer cual es nuestro fototipo y el índice ultravioleta. Con estos dos parámetros la Organización Mundial de la Salud (OMS), establece un factor de protección para cada tipo de piel (ver imagen adjunta).fototipo
    fototipo2

    Para simplificar, podemos decir que en verano, las personas con fototipo claro deben usar siempre factores de protección muy altos (spf 50+) así como los niños pequeños y cuando vamos a la nieve o a la montaña. Las personas con fototipo oscuro pueden usar spf a partir de 30. En general, en invierno debemos de usar spf superiores a 20 y aumentar si las condiciones climatológicas lo aconsejan.

  7. Siempre se ha rumoreado que las pieles más morenas o con mayor melanina no necesitan tanta protección como las más blancas. ¿Qué hay de verdad en ello?
    No, es una creencia errónea. Las pieles morenas, incluso los fototipos VI necesitan fotoprotección aunque esta sea mas baja.En el 2013, la CDC americana[2] indicaba que los hombres blancos tuvieron la tasa de incidencia más alta de cáncer de piel, seguidas de los hombres indioamericanos/nativos de Alaska, hispanos, asiáticos/nativos de las islas del Pacífico (A/IP) y negros.

    En el sexo femenino, las mujeres blancas tuvieron la tasa de incidencia más alta de cáncer de piel, seguidas de las mujeres hispanas, indioamericanas/nativas de Alaska, asiáticas/nativas de las islas del Pacífico y negras.

  8. ¿Se debe usar un factor de protección diferente en la playa y en la ciudad? ¿Influye el entorno climatológico a la hora de elegir el FP?
    Además del tipo de radiación que llega hasta nosotros, existen diversos factores que pueden hacer que nos alcance mayor o menor cantidad de radiación. Cuanta más radiación, mayor es el daño en nuestro organismo. Los más importantes son:La capa de ozono. Situada en la estratosfera, filtra parte de los rayos ultravioleta antes de que alcancen la Tierra. Sin embargo, sustancias vinculadas a la industria de los aerosoles, el aire acondicionado y las pinturas han comenzado a degradarla de manera paulatina y, en consecuencia, llegan a la superficie terrestre una mayor cantidad de radiaciones UV (sobre todo UVB), muy dañinas para la salud.

    La hora del día. Fuera de las zonas tropicales, las mayores intensidades de la radiación UV se producen cuando el sol alcanza su máxima altura (sobre el mediodía en los meses de verano), ya que sus rayos inciden de manera más vertical sobre la Tierra y deben atravesar menos cantidad de atmósfera.

    La También a mayor altitud, la atmósfera es más delgada, por lo que disminuye su capacidad de absorber la radiación UV. Por cada 1.000 metros de altura, la radiación UV aumenta entre un 6% y un 8%.

    La La intensidad de las radiaciones es mayor en las áreas más próximas al ecuador, debido al grado de oblicuidad de los rayos del sol.

    Las condiciones climatológicas. La intensidad de la radiación UV es máxima en un día despejado, mientras que las nubes muy gruesas suelen disminuir la cantidad de rayos ultravioleta. Si las nubes son finas, por el contrario, las radiaciones pueden incluso aumentar.

    Las superficies sobre las que se refleja el sol. Algunas superficies terrestres reflejan y potencian la radiación UV. Por ejemplo, la nieve reciente la puede reflejar hasta un 80%, mientras que la arena seca lo hace en aproximadamente un 25% y la hierba, en un 10%, al igual que el agua. En cambio, la espuma del agua de mar posee un poder reflector del 25%. Por otra parte, hasta medio metro de profundidad en el agua, la intensidad de la radiación UV supone aún el 40% de la existente en la superficie.

    Las La intensidad de los rayos UV varía también según la época del año. En otoño e invierno, la cantidad de radiación es menor que en primavera y verano.

  9. ¿Qué FP recomendaría los primeros días de exposición solar? ¿Hay que variarlo a medida que avanzan las exposiciones?
    Aunque nos pongamos más morenos, tenemos que seguir usando fotoprotección. Podemos bajarla, pero en verano nunca debemos de exponernos al sol sin fotoprotección.
  10. ¿Recomendaría los solares orales? ¿Qué opinión tiene de ellos?
    Gracias a su efecto antioxidante, antiinflamatorio o inmunomodulador, los fotoprotectores orales ejercen un efecto preventivo sobre el daño causado por la radiación ultravioleta. Aunque no filtran la radiación ni tienen una gran potencia de actuación, son un buen complemento en las medidas de fotoprotección.Los más frecuentes son, según la guía Cómo prevenir los efectos nocivos del sol, publicada por el Gobierno de Navarra, los beta-carotenos, el extracto de la planta Polypodium Leucotomos, la combinación de antioxidantes como la vitamina C y E en dosis altas, los polifenoles del té verde y los ácidos grasos poliinsaturados omega-3. En el mercado, existen diferentes complementos alimenticios que contienen estas sustancias.
  11. Aparte de las cremas solares, ¿hay otro tipo de productos que se puedan usar de forma continua para protegerse del sol?
    La mejor protección contra el sol es exponer la menor superficie posible. Por ello podemos beneficiarnos de las prendas de vestir antisolares. La ropa constituye un excelente elemento de protección, especialmente frente a las radiaciones UVB, pero es importante saber que no las bloquea por completo. Para conocer hasta qué punto una prenda impide que penetren en nuestra piel los rayos solares, necesitamos saber su Factor de Protección UV (UPF), que los expertos calculan por medio de un aparato especial. Al mismo tiempo, los sombreros y gorras son imprescindibles para proteger el cuero cabelludo. Si poseen alas superiores a los siete centímetros y medio, pueden proyectar su sombra además sobre zonas como la nariz, mejillas, cuello y barbilla. Su nivel de protección concreto depende también del tipo de tejido y color. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. También la altitud aumenta la peligrosidad del sol, así como algunos tipos de nubosidad. La sombra es nuestra mejor aliada. Resguardarse de los rayos del sol bajo los árboles o usa una sombrilla, aunque no olvides que su protección no es total, porque algunos tipos de superficies –agua, arena, nieve, hierba- reflejan las radiaciones solares. Protégete también en el automóvil. Al elegir tu nuevo coche, recuerda que los cristales más eficaces son los laminados tintados de gris. En el caso de coches ya fabricados, puedes colocar películas plásticas sobre los cristales o tintarlos, siempre de acuerdo a la legislación. Por supuesto, usar gafas de sol homologadas. Como ya sabemos, las radiaciones solares son las principales responsables del alarmante aumento de las personas afectadas por cataratas, incremento que afecta incluso a los jóvenes. Por este motivo, resulta crucial usar gafas de sol para proteger tanto los ojos como el área periocular. La eficacia de la protección dependerá del tamaño, la forma y los materiales de absorción UV que llevan las lentes. Por ejemplo, las gafas claras filtran casi todas las radiaciones UVB, pero no las UVA, por lo que a veces se les incorporan películas plásticas de cobre, níquel, zinc u otros metales. En cambio, las gafas oscuras tintadas bloquean las radiaciones con la contrapartida de que pueden dificultar la visión, pues también bloquean la luz visible.
  12. Siempre surgen dudas sobre cuándo se debe aplicar la protección solar (media hora antes, en el momento de tomar el sol, etc…) y cuánto dura dicha protección (dos horas, menos si uno se baña, etc…). ¿Podría aclarárnoslo?
    Los pasos a seguir son:– Agitar el envase antes de aplicarlo sobre la piel.

    – Extender el producto con treinta minutos de antelación. La fotoprotección debe realizarse siempre media hora antes de la exposición al sol.

    – Aplicarlo sobre la piel seca. Esta debe estar libre de humedad, tanto para facilitar la absorción del producto como para evitar el efecto lupa que las gotas de agua producen sobre nuestra piel. Existen productos denominados Wet Skin específicos, que evitan estos problemas y que se emplean directamente sobre la piel húmeda.

    – Utilizar la cantidad suficiente de producto. Generalmente, solemos emplear menos cantidad de fotoprotector de la que se emplea para los estudios, lo que merma la capacidad de protección de su filtro solar. Para evitarlo, debemos dividir nuestro cuerpo en las regiones señaladas en el gráfico y aplicar en cada una de ellas una línea gruesa de loción que vaya desde el extremo de nuestro dedo índice hasta la parte inferior de la palma. En caso de spray, deben realizarse quince pulsaciones sobre cada región.

    cinfa3

    – Extender de manera uniforme y no olvidar nunca orejas, cuero cabelludo (en personas con alopecia), cuello, nuca (sobre todo con cabello corto), hombros, escote, manos y los empeines de los pies.

    – Repetir la aplicación cada dos horas. Sobre todo, después de bañarse, practicar ejercicio físico, transpirar o secarnos con la toalla.

    – Repetir también después de bañarse. Tras un baño, es recomendable salir del agua, secarse bien y aplicarse la loción antes de volver a entrar.

    – Los labios deben protegerse con un bálsamo labial que contenga filtros solares. Así mismo, existen productos específicos para el cabello.

  13. Los niños y los bebés son los grandes olvidados. ¿Qué factor de protección es aconsejable para su piel? ¿Cada cuánto tiempo hay que repetir el procedimiento de ponerles crema?cinfa6
    LOS BEBÉS MENORES DE 1 AÑO NUNCA DEBEN SER EXPUESTOS DIRECTAMENTE AL SOL Y TAMPOCO DEBEN EMPLEARSE CON ELLOS FOTOPROTECTORES

    Pues es todo lo contrario. En general, con los niños han de seguirse las mismas pautas que con los adultos (no exponerse en las horas centrales del día o no emplear filtros con índices inferiores a 30), pero, además, han de tomarse algunas precauciones especiales ya que los bebés menores de 1 año nunca deben ser expuestos directamente al sol y tampoco deben emplearse con ellos fotoprotectores. La exposición al sol de los menores de 3 años ha de ser limitada y se deben escoger fotoprotectores especialmente formulados para bebés. En todo caso, estos deben aplicarse solo en las zonas corporales expuestas al sol. Dados los constantes juegos en el agua y fuera de ella de los más pequeños, es necesario que el fotoprotector sea resistente al agua, al sudor y a los roces. Durante la exposición al sol, los niños deben hidratarse correctamente bebiendo mucha agua. También las frutas son muy recomendables. En el caso de los niños pequeños, el uso de gorra, gafas de sol, pantalones y camiseta es más imprescindible que nunca. Es primordial recordar que la mejor manera de concienciar a los más pequeños de la necesidad de fotoprotegerse es predicar con el ejemplo: deben ver a los adultos de su entorno exponerse al sol de una manera responsable 

    También, ante los efectos nocivos del sol, los niños se encuentran más desprotegidos que los adultos, pues cuentan con menos mecanismos de defensa naturales para enfrentarse a ellos. Por una parte, su capa córnea –la más externa- es más delgada y menos compacta que la nuestra y, por la otra, su capacidad de sintetizar la melanina está menos desarrollada. En consecuencia, son más vulnerables a las radiaciones solares y, por tanto, aumenta la necesidad de extremar las precauciones con ellos durante los días de playa, montaña o juegos y actividades al aire libre. También hay que tener en cuenta que las quemaduras, durante los primeros años de vida, constituyen uno de los factores de riesgo de melanoma durante la edad adulta, por lo que deben ponerse todos los medios para prevenirlas. Por otra parte, es durante la infancia cuando los familiares y maestros deben inculcar en sus hijos la conciencia de los daños que puede producir el sol en la salud, así como los hábitos saludables para protegerse de ellos.

  14. En verano todos queremos protegernos del sol, pero a la vez conseguir un bonito bronceado. ¿Existe algún consejo para poder proteger la piel y, al mismo tiempo, ponernos morenos?
    Una piel morena no es una piel sana, es una piel que se ha defendido del sol, por eso nos ponemos morenos. Poder usar cremas que contengan pigmentos que “colorean nuestra piel” para conseguir un color mas “moreno”.Según el estudio realizado este año por cinfasalud en relación con los hábitos de protección solar, las principales preocupaciones de los españoles respecto al sol son el cáncer de piel.

     

  15. ¿Tras las exposiciones solares hay que usar siempre productos calmantes y postsolares? (Por qué sí o por qué no)
    Después de tomar el sol, es necesario aportar a nuestra piel un extra de hidratación y un producto con propiedades antioxidante. Es la única manera de intentar disminuir los posibles efectos nocivos del sol.Un producto calmante postsolar es aquel que se emplea en caso de quemaduras solares. Algo que nunca deberíamos de tener si queremos prevenir ese riesgo de cáncer de piel.
  16. Para terminar, ¿cuál sería el DECÁLOGO perfecto para cuidar la piel en verano?
    Como ya sabemos, el vertiginoso aumento de los casos de cáncer de piel es solo una de las consecuencias de la escasa concienciación acerca de los efectos de las radiaciones que existe en nuestra sociedad. Las recomendaciones sobre fotoprotección vistas hasta ahora, pueden resumirse en unos sencillos hábitos que, incorporados a nuestra vida diaria, nos permitirán disfrutar del sol y el ocio al aire libre sin arriesgar nuestra salud:A) Evita la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. También la altitud aumenta la peligrosidad del sol, así como algunos tipos de nubosidad.

    B) La sombra, tu mejor aliada. Resguárdate de los rayos del sol bajo los árboles o usa una sombrilla, aunque no olvides que su protección no es total, porque algunos tipos de superficies (agua, arena, nieve, hierba) reflejan las radiaciones solares.

    C) Protégete también en el automóvil. Al elegir tu nuevo coche, recuerda que los cristales más eficaces son los laminados tintados de gris. En el caso de coches ya fabricados, puedes colocar películas plásticas sobre los cristales o tintarlos, siempre de acuerdo a la legislación.

    D) Consulta los índices IUV. Antes de la exposición al sol, es conveniente que te informes de la intensidad de las radiaciones a través de canales como la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) o la app Be+ Fotoprotección. Hacerlo te ayudará a planificar tus actividades al aire libre y a elegir los fotoprotectores con el SPF adecuado.

    E) Protege tu cuerpo con la ropa adecuada y usa sombrero. Los colores oscuros protegen más que los claros y algunos tejidos, como el algodón, la viscosa, el rayón y el lino, protegen menos que otros como el nailon, la lana, la seda y el poliéster. Un sombrero de ala ancha proyectará sombra a tu rostro, cuello y cabeza.

    F) Utiliza gafas de sol para evitar los daños oculares. Es necesario que las gafas tengan una protección de casi el 100% frente a los rayos UV, así como estar homologadas por la Unión Europea. Por otra parte, las que mejor protegen los ojos y la piel que los rodea son las gafas de tipo envolvente.

    G) Utiliza un fotoprotector adecuado a tu fototipo y las circunstancias de la exposición. Nunca te apliques factor de protección inferior a 30, especialmente, si tu fototipo es I o II. Póntelo media hora antes de exponerte al sol y reaplícalo cada dos horas y tras el baño, acordándote de secar bien la piel antes. Elige, además, bálsamos labiales que contengan filtros solares.

    H) Educa a tus hijos sobre la necesidad de protegerse del sol. Antes de los tres años, no es recomendable que los más pequeños estén expuestos a sus rayos. Posteriormente, debemos aplicarles protección solar orgánica del índice adecuado y protegerlos de la radiación con prendas de vestir, gorros y gafas de sol. Sobre todo, trata de concienciar a tus pequeños de los riesgos que entrañan las radiaciones predicando con el ejemplo.

    I) No bajes la guardia durante el invierno. Ni tampoco en otoño ni en primavera, pues las radiaciones solares son peligrosas durante todo el año, no solo en verano. Recuerda también, si te gustan los deportes de invierno, que la nieve refleja un 80% los rayos de sol, por lo que en parajes nevados se deben emplear fotoprotectores con un SPF mayor de 50.

    J) Mucho cuidado con las salas de bronceado. El bronceado artificial no solo no protege frente al fotoenvejecimiento, sino que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso de camas solares conlleva un riesgo de cáncer de piel y que ningún menor de 18 años debería utilizarlas.

    [1] N° DE PATENTE WO 2014/037561 A2
    [2] http://www.cdc.gov/spanish/cancer/skin/statistics/race.htm

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Suscríbase a nuestro Newsletter

Gracias a nuestro newsletter estarás al día de nuestras ofertas y promociones.

Nombre
Email
No enviamos spam
RIMMEL LONDONMasglo