Norah con la Dra. Ana Bellón de TVE

Home / Entrevistas / Norah con la Dra. Ana Bellón de TVE

DOCTORA ANA BELLÓN. ®OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ENTREVISTA

CON LA DOCTORA ANA BELLÓN

¿Sabemos comer bien? Si entendemos por comer el acto de tomar alimento por la boca, masticarlo y tragarlo para que pase al estómago, claro que lo hacemos bien. El acto de comer es natural en cualquier ser vivo y concretamente para el ser humano es, además, una oportunidad para sentir placer, disfrutar con la familia y los amigos, o probar sensaciones nuevas. Si hablamos de nutrirnos, eso lo hacemos peor.

¿Por qué va en aumento el índice de obesidad y de sobrepeso? Para mantener un peso saludable es necesario tener un equilibrio entre lo que comemos y lo que gastamos en forma de energía. Si durante un periodo largo de tiempo los ingresos superan a los gastos, vamos acumulando grasa y engordando. Hoy en día tenemos acceso a todos los alimentos sin hacer prácticamente esfuerzo, abusamos de las grasas con alto contenido calórico y de los hidratos de carbono refinados fundamentalmente. Además, cada vez somos más sedentarios. El resultado es una sociedad en la que 2 de cada 3 personas no tiene el peso que le corresponde. La obesidad se está convirtiendo en una verdadera epidemia, porque no olvidemos que es una enfermedad.

¿Qué fue de nuestra famosa dieta mediterránea? La dieta mediterránea fue reconocida por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Y la mejor manera de representarla es mediante la pirámide, en cuya base se sitúa una buena actividad física, con un descanso adecuado, convivencia social, consumo prioritario de agua e infusiones y con la toma, en cada comida principal, de frutas, verduras y cereales integrales, así como de aceite de oliva. Diariamente hay que comer semillas o frutos secos y lácteos desnatados. Y varios días a la semana, carne blanca, pescados, huevos, legumbres y patatas. En el vértice de la pirámide estarían los dulces y los productos cárnicos procesados. Además, todos los alimentos deben ser frescos, de temporada y cocinados de manera tradicional. Con el tipo de vida que se lleva en las grandes ciudades cada vez hay menos tiempo para comprar o cocinar, se duerme mal, se hace poco ejercicio, hay mucha gente que se encuentra sola a pesar de estar rodeada de personas y se consumen muchos productos procesados o ya cocinados.

¿La incorporación de la mujer al mercado laboral ha tenido algo que ver con la peor nutrición de los hijos? El hecho de que los dos progenitores trabajen fuera de casa influye en la nutrición de toda la familia. Si la madre trabajara fuera de casa y el padre se quedara al cuidado de las tareas domésticas, tampoco habría habido cambio.

¿Cómo se le enseña a un niño lo importante que es comer adecuadamente? Predicar con el ejemplo es mi máxima. No puedes pretender que tus hijos coman de todo y de manera equilibrada si el padre o la madre come de manera incorrecta.

Y en el caso de los adultos, ¿qué es lo primero que debería hacer alguien que quisiera cambiar unos hábitos alimentarios muy arraigados? Lo principal es tener motivación, querer cambiar. Después, acudir a la consulta de un médico especializado en nutrición o a la consulta de un dietista-nutricionista para que corrija todo lo que haces mal y te enseñe hábitos correctos.

¿Cuáles son las principales enfermedades asociadas a una mala alimentación? La principal es la obesidad, es decir, el exceso de grasa corporal. Asociada a ella hay otras enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el aumento de colesterol y triglicéridos, la gota, las enfermedades cardiacas y cerebrales, o incluso el cáncer.

¿Qué relación guarda la dieta con este último? Es interesante saber que nuestro cuerpo genera células cancerosas constantemente, pero que también está equipado con una serie de mecanismos para la detección y el bloqueo de ese tipo de células. En nuestras manos está el utilizar las defensas naturales de nuestro organismo. Muchas personas están convencidas de que el cáncer está íntimamente vinculado a nuestra base genética más que a nuestro estilo de vida. Pero si nos fijamos en los resultados de las investigaciones veremos que es al contrario. Todas las investigaciones coinciden: los factores genéticos explican un máximo del 15% de mortalidad por cáncer. Es el estilo de vida el que de manera significativa nos hace vulnerables a esta enfermedad.

“El estilo de vida nos hace vulnerables al cáncer”

¿Deberíamos intentar que nuestro alimento sea nuestra mejor medicina, tal y como proponía Hipócrates? Hipócrates, el padre de la medicina, tenía mucha razón. Volviendo al tema del cáncer, es fácil pensar que si determinados alimentos de nuestra dieta pueden actuar como fertilizantes para los tumores, hay otros que contienen valiosas moléculas anticáncer. También hay numerosos alimentos que evitan la oxidación celular o la inflamación, factores que hacen enfermar a nuestro organismo.

¿Lo ideal es comer cinco veces al día? Al tomar las cinco comidas, cada tres horas más o menos, tendrás la energía suficiente para rendir a lo largo del día. Controlarás mejor el apetito y evitarás comer compulsivamente al llegar a la comida o a la cena. Además, cada vez que comes generas gasto calórico con la digestión y metabolización de los alimentos; es lo que se llama el efecto termogénico de los alimentos. Pero la razón más importante es que al comer cada pocas horas le estás diciendo a tu cuerpo que no tiene ninguna necesidad de crear reservas.

¿Qué consecuencias tiene, por ejemplo, saltarse el desayuno? Todos los estudios demuestran que saltarse el desayuno o desayunar muy poco facilita el coger peso. El desayuno es la comida que rompe con el ayuno de la noche, por eso es importante hacerlo correctamente.

¿Qué alimentos debería incluir obligatoriamente un menú diario equilibrado? Los alimentos que no deben faltar a diario son las frutas, las verduras, los cereales, las semillas y los lácteos desnatados, junto con grasas saludables como el aceite de oliva o los frutos secos. No podemos prescindir de la proteína, o bien animal –carne, pescado, marisco, huevo– o bien vegetal –legumbres, frutos secos, cereales–.

¿En dietas adelgazantes hay que eliminar la fruta, por su alto contenido en azúcar, y el pan? Si es una dieta hipocalórica se podrán comer, pero en cantidad moderada. Si es una dieta cetogénica, están prohibidos.

Hablemos de los refrescos gaseosos azucarados. ¿Deberíamos suprimirlos de nuestras neveras? Evidentemente no están prohibidos en una alimentación equilibrada, pero los tenemos que tomar con mucha moderación y siempre elegiremos, si es posible, los refrescos light o zero porque nos van a refrescar igual sin calorías ni azúcares añadidos a nuestra dieta.

En ciertas etapas, como la adolescencia, se le da mucha importancia al aspecto físico. ¿Cómo podrían prevenirse trastornos alimentarios muy graves como la anorexia o la bulimia? Hay que educar desde pequeños a los niños y niñas para que tengan buenos hábitos alimenticios y realicen ejercicio físico, pero, sobre todo, para que tengan una buena autoestima, se quieran y se respeten durante toda la vida.

Para terminar, ¿qué mito alimentario le ha sorprendido más a lo largo de su trayectoria como nutricionista? A mí se me ocurren tres: no comer fruta por la noche, no beber agua en medio de las comidas o tomarse rápidamente el zumo de naranja para que no se le vayan las vitaminas. Esos tres son muy curiosos, pero quizás el que más me sorprende y me gusta aclarar porque puede ser peligroso es el de que el agua engorda. Si no bebemos, nos podemos deshidratar y sufrirá mucho nuestro organismo.

“Hay que comer cada pocas horas para decirle al cuerpo que no cree reservas”

PREGUNTAS RÁPIDAS

  • El desayuno ideal: el que contenga hidratos (pan o cereales integrales), proteína baja en grasa (clara de huevo, jamón york o fiambre de pollo o pavo), un lácteo desnatado y una pieza de fruta (mejor que zumo)
  • Un excelente sustituto del azúcar: la stevia o la sucralosa; son edulcorantes naturales acalóricos
  • Un ejemplo de golosina sana para darle a los niños: bolitas hechas de sandía o de melón
  • El mejor ejercicio para quemar grasas: si tenemos obesidad es preferible el ejercicio de resistencia mejor que el aeróbico
  • Un superalimento: la quinoa. Según la FAO es el grano con más nutrientes por cada 100 calorías. Es rico en proteínas de alto valor biológico
  • Un truco para combatir la ansiedad por la comida: tener el apoyo y el asesoramiento de un buen psicólogo que nos enseñe a gestionar las emociones correctamente
  • Una infusión (para no beber solo agua durante todo el día): té verde o té blanco
Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Suscríbase a nuestro Newsletter

Gracias a nuestro newsletter estarás al día de nuestras ofertas y promociones.

Nombre
Email
No enviamos spam
calendario-adviento-clarins-2016-abiertofelix-toran-foto-vicente-nadal